Animal microscópico revive después de estar 24,000 años congelado en Siberia

Mientras los científicos siguen investigando cómo podrían congelar a un ser vivo y “revivirlo” años o incluso siglos después, la asombrosa naturaleza nos enseña que esa fantasía de la ciencia ficción es real.

Un grupo de expertos rusos hacían extracciones de la capa de suelo congelado en el río Alayeza, en Siberia, utilizando una plataforma de perforación y en una de las muestras descubrieron un rotífero bdelloide congelado, un animal multicelular microscópico, al que pudieron resucitar y que quedó atrapado en el permahielo hace miles de años.

El hallazgo fue publicado en Current Biology y los científicos explicaron que esta especie de rotíferos suele sobrevivir hasta 10 años en condiciones extremas con temperaturas de hasta 20 grados Celsius bajo cero, pero que este animal superó todas las marcas conocidas de sobrevivencia.

Los sedimentos de Siberia se formaron hace 30 000 años, y las pruebas de carbono revelaron que este rotífero congelado quedó atrapado hace 24 485 años. No solamente logró sobrevivir y “volver a la vida”, sino que incluso ya pudo reproducirse asexualmente. Es un auténtico viajero del tiempo.

El investigador Stas Malavin, del Laboratorio de Criología de Suelos en el Centro Científico de Investigaciones Biológicas de Pushchino en Rusia, dice que este descubrimiento es muy prometedor en el ámbito de la biología, pues demuestra que ciertos animales multicelulares pueden pasar miles de años en un estado de criptobiosis, es decir, con un metabolismo casi detenido por completo.

Los expertos saben que lograr la criptobiosis es muy difícil para criaturas más grandes y complejas, como los mamíferos, pero el hecho de que un organismo multicelular lo haya logrado durante más de 24 000 años es impresionante.

Ahora los investigadores estudian y comparan a este “Steve Rogers” de los rotíferos con otros animales actuales de su especie para descubrir cómo logró esta hazaña de sobrevivencia. A continuación se los presentamos, “vivito y coleando” después de haber estado miles de años congelado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *