Si no reproduce automaticamente dale PLAY
27 mayo, 2020

KoejuFM

FM 93.3 Fm comunitaria Lambare – Paraguay

Convirtieron un viejo camión abandonado en su nuevo hogar; nadie creyó que lo lograrían

Iona Stewart y Martin Hill, una pareja de Reino Unido, fue criticada por comprar un viejo camión en eBay, pero cuando lo convirtieron en una bella casa rodante la opinión de todos cambió, y es que cada quien tiene sus sueños y la casa en la que le gustaría habitar, pero pocos se atreven a cumplirlos. Ellos sí lo hicieron.

Compraron el viejo camión de una empresa de entrega de paquetes y ellos mismos se pusieron a renovarlo, con el objetivo de convertirlo en una casa rodante para irse a recorrer Europa. Pagaron 4,500 dólares por el vehículo, lo que es infinitamente menos que lo que les costaba cualquier casa en su país, y se dispusieron a acondicionarlo ellos mismos.

Como suele suceder, varios comenzaron a decirles que ese era un gasto inútil, pero la pareja ya estaba decidida a cumplir su sueño, así que siguieron invirtiendo para crear su espacio, amueblarlo, pintarlo, decorarlo, una reparación por aquí, otra por allá, tener todos los servicios y comodidades necesarios; incluso, cambiar el color exterior del vehículo.

Mientras navegaban en internet vieron el camión en venta y empezaron a pensar en cómo sería si lo acondicionaban, y como son aficionados a los viajes y la aventura, además de que querían tener su propio hogar, se dieron cuenta de que era justamente lo que estaban buscando, y lo hicieron a pesar de las críticas.

La idea de que estaban “locos” creció cuando le invirtieron un poco más de 20 mil dólares para dejar listo su hogar, además de lo pagado por el camión, lo que en total da 25 mil dólares. Sin embargo, cuando esos que criticaban empezaron a ver la transformación, también comenzó a cambiar la percepción que tenían al inicio.

Durante cuatro meses trabajaron prácticamente día y noche hasta que lograron su objetivo: tener su dulce hogar listo para recorrer los caminos, y de paso cerrarles la boca a todos aquellos que los señalaban por haber “tirado su dinero a la basura”, ya que al ver lo que habían logrado se tuvieron que tragar sus palabras.

Acogedor, con calefacción, cocina con refrigerador, estufa y todo lo necesario para preparar sus alimentos. Un baño pequeño pero muy funcional, y por supuesto una cómoda recámara, además de una sala pequeña en la que pueden recibir visitas, siempre y cuando no lleguen en montón. Un espacio que incluso es más grande que varios departamentos que habían visto.