Estudio afirma que casarse es el mejor remedio para acabar con el estrés; ¿qué no era al revés?

Ahora resulta que los solteros quieren estar casados porque el matrimonio es como una vacuna para el estrés ¿será cierto? Al menos es lo que sugiere una investigación científica.

Aunque los placeres de la soltería son muchos y muy variados, también la vida en matrimonio tiene sus grandes ventajas: pasas más tiempo en casa, evitas a tus amigotes que quieren llevarte a beber, aprendes a lavar trastes y te vuelves un experto en el quehacer. Ah, pero además vives más relajado y protegido contra el estrés.

Parece raro que los casados vivan menos tensos, pero un grupo de investigadores de la Universidad Carnegie Mellon y la Universidad de Pittsburgh hicieron un estudio químico con 572 hombres y mujeres para saber si el matrimonio afecta sus niveles de estrés.

Los participantes eran personas casadas y solteras de entre 21 y 55 años de edad, a quienes se les pidió que reunieran muestras de saliva en la mañana durante tres días no consecutivos. Después los científicos hicieron un análisis endocrino (hormonal) con ese material y sus resultados fueron que los casados tenían niveles más bajos de cortisol.

El cortisol es una hormona de la glándula suprarrenal, que se libera cuando nuestro cuerpo está estresado. Un alto nivel de la hormona simplemente quiere decir que el sujeto está muy tenso.

Si las personas casadas presentaron bajos niveles de cortisol, la conclusión lógica de estos científicos fue que viven menos estresados. Otros estudios también afirman algo similar y dicen que los casados tienen mejor salud que los solteros.

En un artículo de Science Daily, los especialistas John y David  Gallacher dicen que la tasa de mortalidad de las personas casadas es de 10 a 15 veces menor que el de las solteras. Estar soltero te podría llevar a una muerte temprana.

Claro que como en todo hay excepciones a las reglas, pero al menos en cuanto a niveles de estrés parece que los casados viven más relajados. Es quizá porque ya no se preocupan por lo que quieren hacer, simplemente dejan que sus esposas los orienten, los corrijan, les digan qué hacer y todos felices.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: