Weber, Vestager, Timmermans, Borrell, Merkel, Barnier, Sefcovic: ¿cómo se elige cada alto cargo de la UE?

EMILIO ORDIZ

El premio Princesa de Asturias 2017 de la Concordia, a la Unión Europea

Casi nunca llegó a pensar la Unión Europea que la designación de cargos iba a ser tan relevante como esta legislatura. El resultado de las elecciones del 26 de mayo arrojó un Parlamento Europeo mucho más dividido y por tanto, más plural y más necesitado de consensos. Los altos cargos en las instituciones serán buena prueba de ello y un reto para lo que quiere ser Europa en el corto plazo. Pero, ¿cómo se eligen los llamados top job?

El baile de nombres no cesa. “Para la presidencia de la Comisión Europea, creo que debería ser uno de los cabezas de lista (spitzenkandidaten) que se anunciaron antes de las elecciones”, explica a 20minutos Marta Hernández Ruiz, profesora de Derecho Internacional de la Universidad CEU San Pablo. “Las grandes familias políticas propusieron sus candidatos a presidir la Comisión, se organizaron debates y se explicó a la ciudadanía que su voto decidiría quién preside la Comisión. Eso debe ser respetado ahora por el Consejo Europeo”, explica.

“Lo más probable es que sea Weber, Timmermans o Vestager. Suena también el nombre de Barnier“, prosigue, pero da pocas opciones a este último: “No fue designado cabeza de lista y su nombramiento como presidente de la Comisión nos alejaría de este enriquecedor proceso de democratización de la Unión”.

Asimismo, la presidencia del Consejo Europeo suele ser para “un ex primer ministro con trayectoria y solvencia”. En palabras de Hernández, para el Consejo va a ser importante que haya “rotación en las nacionalidades que ocupan los top jobs”. Se ha empezado a valorar el nombre de Merkel, pero la profesora aclara que “si Weber se convierte en presidente de la Comisión veo imposible que Merkel vaya al Consejo Europeo”.

En esta negociación, España se encuentra “bien posicionada”. Suenan, sobre todo dos nombres: Borrell como posible candidato a presidir el Consejo Europeo, a ser Alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad o a ser vicepresidente de la Comisión. El otro nombre sería el de Nadia Calviño, que podría optar a la vicepresidencia económica de la Comisión Europea.

Presidente del Parlamento Europeo: votación secreta

El de presidente del Parlamento es, digamos, el proceso menos mediático. Se elige en una votación secreta y las candidaturas deben estar respaldadas por un grupo político o por un mínimo de cuarenta eurodiputados (el mínimo para formar familia es de 25). Para resultar elegido presidente, hay que lograr la mayoría absoluta de la Cámara, pero con el objetivo de agilizar el proceso, si esta no se logra en tres votaciones, se realizaría una cuarta entre los dos candidatos con más votos obtenidos en la tercera.

En el Parlamento Europeo también hay un total de catorce vicepresidentes, que son elegidos mediante papeleta única. Las votaciones suelen prolongarse durante muchas horas, dependiendo siempre del número de candidaturas. Igual que el presidente, tienen que estar respaldadas por al menos cuarenta eurodiputados o por una familia política al completo.

El presidente saliente, el italiano Antonio Tajanilogró 351 votos en una cuarta ronda de votación y se impuso al socialdemócrata italiano, Gianni Pittella, que se quedó con 282. En esa ocasión se presentaron seis candidatos. Iban a ser siete, pero el liberal Guy Verhofstadt retiró su candidatura a última hora. Tajani sustituyó a mitad de legislatura (en 2017) al socialdemócrata alemán, Martin Schulz.

Presidente de la Comisión: propuesto por el Parlamento

Nominación y votación. Esas son las fases. Después de las elecciones, el Parlamento Europeo elige al presidente de la Comisión. Los candidatos para el puesto son nominados por los Estados miembros atendiendo a los resultados de los comicios. Ya antes de las elecciones, como ha sucedido este año, se nombran a los candidatos, pero el presidente no tiene por qué salir necesariamente de esas propuestas. Además, desde 2014 se ha introducido la figura del spitzenkandidaten (candidato principal), es decir, una persona que está respaldada por toda la familia política. Alde, por ejemplo, en lugar de optar por esta posibilidad, ha presentado un equipo de personas que aspiran a los top job.

Además, le corresponde al Parlamento aprobar al nuevo presidente de la Comisión por mayoría absoluta. Si ninguno de los candidatos lo consigue, se abre un plazo de un mes para presentar nuevos nombres. El hecho de que cada familia presente a su candidato o candidatos no asegura nada, puesto que no tiene por qué existir unidad de voto.

Jean Claude Juncker, por ejemplo, fue elegido en 2014 con el respaldo de 422 de los 751 eurodiputados, pero no hubo disciplina a la hora de votar. Es por tanto algo habitual en este proceso. Por ejemplo, los 14 eurodiputados el PSOE votaron por entonces en contra del a la postre presidente.

Presidente del Consejo: por mayoría cualificada

Son los propios países miembros que forman el Consejo Europeo los que eligen al presidente por mayoría cualificada. Esto es el voto favorable del 55% de los Estados miembros que representen al 65% de la población. El presidente ocupa el cargo por un mandato de dos años y medio renovable una vez, o lo que es lo mismo, solo se puede ocupar el cargo, como mucho, durante una legislatura.

Presidente del BCE: elegido por el Consejo

El presidende del Banco Central Europeo se elige por mayoría en el Consejo Europeo, por los Estados miembros que han asumido el euro como moneda. De momento, la idea pasa por apostar por un perfil “extremadamente independiente”, por lo que se aleja de cualquier tipo de equilibrio y proyección de la representación parlamentaria.

De esta forma, podría ser un cargo que recaiga sobre los países que se queden fuera del resto de puestos. Actualmente lo ocupa Mario Draghi y se descarta que pueda seguir siendo un italiano. Alemania acabará dependiendo, seguramente, de lo que pase con la candidatura de Weber para la Comisión. En las quinielas figuran el presidente del Bundesbank alemán, Jens Weidmann, el gobernador del Banco de Francia, François Villeroy de Galhau, y el gobernador del Banco de Finlandia, Olli Rehn.

Alto Representante para la Política Exterior: cargo ‘novato’

Un cargo todavía poco rodado. Aunque existe desde hace tiempo, empezó a cobrar notoriedad en 2009, y ha sido ocupado por la británica Catherine Ashton y la italiana Federica Mogherini, ambas socialdemócratas. El grupo de Visegrado (Hungría, Polonia, la República Checa y Eslovaquia) ha puesto sobre la mesa al actual vicepresidente de la Comisión, Maros Sefcovic.

Podría también gustarte...

A %d blogueros les gusta esto: