Menos dulces, más amor

El amor por nuestros niños nos lleva a darles golosinas, chocolatadas, jugos y galletitas todos los días y a cualquier hora. Una máquina destructora se impulsa con el azúcar y amenaza a sus dientes.

Podría también gustarte...

A %d blogueros les gusta esto: