El Nuevo IRA admite el asesinato de la periodista en Irlanda del Norte y pide perdón a su familia

AGENCIAS

Periodista asesinada en Irlanda del Norte

El grupo Nuevo IRA admitió este lunes su responsabilidad en el asesinato de la periodista Lyra McKee durante los disturbios del pasado jueves en la localidad de Derry/Londonderry, en Irlanda del Norte (Reino Unido), y ofreció sus “sinceras disculpas” a la familia y amigos de la víctima, según recoge el diario Irish News.

El Nuevo IRA reconoce que sus activistas mataron a la periodista, a través de un comunicado enviado al periódico en el que también ofrece sus “sinceras disculpas a la pareja, familiares y amigos de Lyra”.

“Durante un ataque al enemigo, Lyra McKee murió trágicamente mientras estaba al lado de las fuerzas enemigas”, indica el grupo a través del comunicado.

Las imágenes captadas por testigos del ataque muestran a un hombre enmascarado en el momento de disparar un tiro a la cabeza de McKee, que se encontraba junto a un vehículo policial en medio de los disturbios entre manifestantes nacionalistas irlandeses y policías.

Se ve además a un segundo hombre, que podría ser un cómplice del suceso y que parece recoger algo del suelo, para darse a la fuga a continuación.

“Nuevo tipo de terrorista”

El detective al frente de la investigación del asesinato, Jason Murphy, advirtió el sábado del surgimiento de un “nuevo tipo de terrorista” en Irlanda del Norte.

El servicio de policía de Irlanda del Norte (PSNI) ya había tratado el suceso como un “acto de terrorismo”, perpetrado presuntamente por disidentes republicanos, vinculados con el Nuevo IRA, formación que se nutre de grupos armados de militantes nacionalistas irlandeses opuestos al proceso de paz.

El PSNI cree que los disturbios generados por jóvenes violentos fueron una respuesta a las redadas que los agentes habían llevado a cabo previamente en varias propiedades de esa zona, en busca de armamento, para desmantelar un supuesto complot contra ese cuerpo que se planeaba para este fin de semana.

Lyra McKee, de 29 años, era editora del portal con sede en California Mediagazer, especializado en noticias del sector de los medios de comunicación.

También era una figura relevante y muy querida entre la comunidad gay de Irlanda del Norte, que veía en ella un referente y una incansable defensora de los derechos de su colectivo.

Podría también gustarte...

A %d blogueros les gusta esto: