Un humilde profesor de Kenia fue nombrado el Mejor Maestro del Mundo; es un ejemplo a seguir

Por si no lo sabías, existe un premio al mejor profesor del mundo, llamado Global Teacher Prize, que entrega un millón de dólares a quien se destaca en la enseñanza y en su compromiso con sus alumnos, no solo en el aula. El ganador de este año es Peter Tabichi, quien da clases en una remota y muy pobre comunidad en Pwani, Kenia.

Da clases de física y matemáticas en una secundaria donde además formó un Club de Ciencia, que ayuda a los estudiantes a realizar proyectos, como un dispositivo que permite a invidentes medir la distancia con objetos, lo que les valió una invitación a la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería en Arizona. Gracias al trabajo de este profesor, que además es sacerdote franciscano, su escuela se ha posicionado a la cabeza de todas las instituciones públicas de educación en su país.

Peter Tabichi

Peter tiene 36 años, de los que ha dedicado 12 a la enseñanza, y no solo eso: dona el 80% de su sueldo para ayudar a los niños en sus principales necesidades, pues se trata de una comunidad que vive en la pobreza. Esto fue tomado en cuenta por la Fundación Varkey, que tiene su sede en Dubái, ya que el 95% de sus alumnos vive en condiciones económicas muy difíciles, y además, una tercera parte de ellos no tiene padres, o solo tienen uno.

En la final quedó junto a maestros de Estados Unidos, Brasil, Japón, Argentina, Países Bajos, Reino Unido, Georgia e India, y al final se quedó con el galardón, como reconocimiento a una labor que no es nada fácil, pues sus alumnos también enfrentan altos índices de embarazos en adolescentes, drogas, alcohol, suicidios, matrimonios a edades muy tempranas, deserción escolar, entre otros.

Para poder realizar una labor adecuada, comentó:

(Se debe) ser creativo, abrazar la tecnología y promover métodos de enseñanza modernos. Tienes que hacer más y hablar menos.

Todos los días en África pasamos a una nueva página y un nuevo capítulo … Este premio no me reconoce, pero reconoce a los jóvenes de este gran continente. Solo estoy aquí por lo que mis alumnos han logrado.

Por si fuera poco, le enseña a sus alumnos a cultivar sus alimentos en huertos familiares, ya que el problema del hambre es enorme en la zona, y además creó el Club de la Paz, para fomentar el debate de ideas y actividades como plantación de árboles, que sirve de convivencia y cohesión a jóvenes de más de 7 etnias que acuden a la secundaria donde trabaja.

Una buena parte de sus clases se apoyan en dispositivos electrónicos, a pesar de que solo tienen una computadora para todo el plantel y la conexión a Internet no es muy rápida. Pero cuando hay voluntad, las cosas se realizan.

Varios de sus alumnos tienen que caminar hasta 7 kilómetros al día para poder llegar a la escuela, y su maestro está atento siempre a sus circunstancias. Esto es justamente lo que lo convirtió en el Mejor del Mundo.

El presidente de Kenia señaló:

Es un ejemplo brillante de lo que el espíritu humano puede conseguir, no solo para Kenia o África, sino para el mundo.

¡Un aplauso para este profesor!

Podría también gustarte...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: