Jóvenes de todo el mundo se movilizan y exigen medidas políticas globales para frenar el cambio climático

CARMEN MACÍAS

  • Se esperan mareas de jóvenes que no asistirán a clase para protestar en 1209 ciudades de todo el mundo.
  • El movimiento que prendió Greta Thunberg se extiende ya bajo el lema ‘Fridays for future’. 

FRIDAYS FOR FUTURE

Millones de jóvenes se han lanzado a las calles este viernes en ciudades y otros municipios de todo el planeta con un mensaje: “acción urgente” para frenar el cambio climático. El 15M climático recorre ya Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Badajoz o Vigo entre otros puntos del país. 

Siete meses después de que la joven activista Greta Thunberg se sentara en el Parlamento sueco frente a los líderes europeos para darles un toque de atención por la ausencia de medidas verdes en sus agendas, la huelga que entonces inició la joven de 16 años ha tomado forma de movimiento: a lo largo del día se esperan mareas humanas en 1209 ciudades de 92 países, según señala GreenPeace.  

Desde que Thunber se situara cara a cara con los principales mandatarios europeos, decenas de colectivos entre los que destacan los grupos estudiantiles se han ido adhiriendo en una estela de fuerza e incertidumbre por los daños que achacan al planeta y que, por el momento, no cesan. 

Por ello, desde hace siete meses, cada viernes es un viernes más por el futuro. Ese es el lema que engloba las protestas y paros que se han ido sucediendo desde entonces. Primero en Bélgica, luego en Suiza, Holanda, Alemania, el pasado viernes en Francia y Reino Unido. Ahora también en España. 

#FridaysForFuture ya se torna global. El movimiento, imparable, ha cruzado todos los charcos y este viernes está presente también en Estados Unidos, Australia, India, Perú, Sudáfrica o China tras multiplicar su magnitud en Europa en pocas semanas.

Los regidores “comparten el sentimiento de inquietud de Greta Thunberg y de todos los jóvenes que participan en las manifestaciones de #FridaysForFuture”, señala en un comunicado el C40, alianza por el clima de cerca de un centenar de las mayores ciudades del mundo.

Alcaldes y alcaldesas de Barcelona, París (Francia), Milán (Italia), Austin, Filadelfia y Portland (EE.UU), Sydney (Australia), Oslo (Noruega) y Montreal (Canadá) han mostrado su intención de “escuchar a los jóvenes ciudadanos sobre la forma de colaborar para tomar las medidas urgentes y audaces” frente al cambio climático.

“Es verdaderamente inspirador ver a jóvenes, dirigidos por chicas motivadas, que hacen oír su voz y exigen acciones urgentes por el clima. Tienen toda la razón: nuestras acciones de hoy determinarán su futuro“, ha expresado al respecto la alcaldesa de París, Anne Hidalgo.

52 convocatorias en España

En España, el Movimiento Estudiantil por el Clima se ha propagado en las últimas semanas por diversas ciudades y universidades, organizando sentadas frente a sedes parlamentarias o gubernamentales. Este viernes ya son 52 las convocatorias de concentraciones (ver el mapa) o manifestaciones en ciudades.

“En España empezamos hace ocho semanas, cuando nos juntamos cinco amigos y decidimos que teníamos que sentarnos igual que los estaban haciendo jóvenes de Europa y de todo el mundo”, explica a Europa Press Lucas Barrero, uno de los jóvenes que prendió la mecha de este movimiento ecologista desde la ciudad de Girona.

En menos de dos meses, Barrero, andaluz de 22 años y estudiante de Biología y Ciencias Ambientales en la Universitat de Girona, ha pasado de protestar acompañado por apenas cuatro amigos frente a la sede de la Generalitat a representar a España esta semana en el Parlamento de Estrasburgo en el encuentro de sesenta jóvenes europeos de ‘Fridays for future’ para coordinar las acciones de la huelga del viernes.

“Veíamos que en Europa se estaba moviendo la cosa, llegó a haber manifestaciones con 70.000 personas en Bélgica y aquí en España faltaba ese pequeño impulso”, explica Barrero, asombrado por la rápida expansión del movimiento por todo el país.

En cuanto a la forma misma del movimiento, este joven cuenta que “cada territorio funciona de forma independiente pero estamos coordinados entre todos a nivel nacional”. E ilusionado remarca: “Es una cosa que no me esperaba, es increíble el potencial que tienen las redes sociales y los medios de comunicación actuales”.

Otro estudiante de la Universitat de Girona, Ander Congil, ha relatado a EFE su paso por Bruselas en los días previos a esta gran marcha. “Estamos hartos de los agradecimientos de los políticos, queremos acción urgente”, relata.

Estos estudiantes han acudido al Parlamento Europeo junto a otros sesenta jóvenes de dieciocho países europeos invitados por el grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea, la Izquierda Unitaria Europea y los Socialdemócratas, con el objetivo de introducir en la Eurocámara las intenciones de ‘Fridays for Future’.

Durante dos días el grupo de jóvenes ha podido debatir con los diputados y reflexionar sobre la situación “de emergencia” que vive el planeta debido a la mano humana.

Desde la frustración: “No hay plan B”

Sin embargo, la ausencia del resto de grupos parlamentarios (quienes ocupan el mayor número de escaños) y la falta de respuestas rotundas han hecho del encuentro una experiencia que Congil califica de “frustrante”. 

“Ver que el sector político pone tan poco de su parte para abordar medidas reales contra el cambio climático y se “limita a darnos las gracias, cuando estamos en un momento crítico en el que tan solo quedan diez años para evistar que sus efectos sean irreversibles”, genera en este joven como en todas las personas que este viernes alzan su voz un sentimiento de frustración ante un futuro incierto. 

“No puede ser que ante una emergencia climática de esta magnitud, acudan tristemente trinta diputados frente a sesenta jóvenes, y se hable más del hecho de que estemos ahí que de las necesidades del planeta”, ha expresado Congil. 

Con el foco claro, y buscando romper un imaginario que mantiene a niñas y niños, chicas y chicos, en una inocencia inmovil, estos jóvenes pretender asentar unas bases de lucha y reivindicación conjunta, que desde fuera se adentre en la política para cambiarla, cambiando así el modelo y la conciencia de la sociedad en la que han de crecer. 

En ese sentido, Elena Montero, integrante de la plataforma Juventud por el Clima a explicado a EFE que no son ellos quienes tienen que entrar ahí, “sino que hay unas autoridades (ministerios y administraciones) que son quienes tienen que hacer su trabajo de investigar y detectar los problemas ambientales del país”.

Montero explica que aunque perciben una reacción “positiva” por parte de los grupos políticos españoles, recuerda que deben caminar “con pies de plomo, ya que nos encontramos en precampaña”. 

Tras la salida de este viernes, el colectivo tiene previsto decidir “con quién y cuándo se reúnen” así como preparar la forma en la que “poner encima de la mesa todas las reclamaciones”, ha indicado Montero. 

Mientras tanto, los lemas se suceden. En el Congreso de los Diputados, cientos de personas aclaman: “No hay planeta B”, “Ni un grado más, ni una especie menos” o “Si el planeta fuera un banco, ya lo habrían rescatado”.

Podría también gustarte...

A %d blogueros les gusta esto: