Su padre estaba triste porque nadie iba a su negocio de donas; así fue como su hijo lo salvó

El padre de Billy, que vive en Texas, decidió aventurarse y abrir un local de venta de donas, pero la cosa no iba nada bien, así que al ver su sueño desmoronarse el hombre se sintió muy triste.

Entonces Billy, como un buen hijo, tuvo una idea: compartió en Twitter lo que estaba sucediendo y, sin saberlo, con eso cambió el curso de los acontecimientos.

Mi papá está triste porque nadie viene a su nueva tienda de donas.

Este tuit se hizo viral, con miles de likes y respuestas, pero no solo eso sino que los usuarios de Twitter en esa ciudad decidieron entrar en acción, así que preguntaban sobre los precios, la ubicación y horario para poder acudir al local y comprar donas.

De pronto, la gente llegó:

Horas después, la tienda agotó toda su existencia de producto, para alegría del propietario y de su hijo, y también sirvió como una muestra de que las redes sociales sí pueden tener fines prácticos y positivos.

Luego del rostro de tristeza, todo se convirtió en alegría:

Se ve muy feliz.

Incluso trascendieron fronteras:

Las personas han seguido comprando estas donas, gracias a la red social:

Representantes de Twitter también se dieron cita en este lugar, para apoyarlos:

Y ahora lucen el logo de la red social, con los colores de la tienda, probablemente como una forma de agradecimiento a los usuarios de Twitter:

Si siempre funcionaran así las redes sociales, estaríamos llenos de historias y, sobre todo, de acciones increíbles para apoyar a los demás.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: