El indigente para el que una pareja recaudó 400.000 dólares admite ante el juez que todo era un montaje

EFE

La pareja acusada de estafar a un indigente a través de una recaudación benéfica

El protagonista de una campaña viral de internet que recaudó 400.000 dólares, un indigente que supuestamente dio sus únicos 20 dólares a una joven que se quedó sin gasolina en una autopista de Philadelphia (EE UU) en 2017, ha admitido que todo fue un engaño, informaron este sábado medios locales.

Johnny Bobbitt Jr., un ex militar estadounidense sin hogar, acaparó titulares cuando se le identificó como el protagonista de una página GoFundMe en la que una joven, Kate McClure, relataba que éste la había ayudado una noche cuando estaba en apuros y llamaba a hacer una colecta para que pudiera rehacer su vida.

Este viernes, Bobbitt, de 36 años, se declaró culpable en un tribunal estatal de Nueva Jersey de urdir un plan para robar mediante el engaño junto a McClure y su entonces pareja, el dinero de esa iniciativa en la que unas 14.000 personas donaron cerca de 400.000 dólares, señala el medio Philly.com.

Ante un juez del condado de Burlington, el hombre aceptó su responsabilidad en ese delito y accedió a testificar contra los otros participantes de la estafa, por lo que se espera que sea sentenciado a cinco años de prisión conmutables por un programa de rehabilitación para adictos a drogas.

Según los fiscales, Bobbitt, McClure y su novio, Mark D’Amico, crearon una falsa historia en la que describieron al indigente como un buen samaritano para recaudar fondos en internet y repartirse el dinero, pero una vez la campaña se hizo viral y la pareja apareció en televisión, éstos comenzaron a gastárselo.

De acuerdo con el medio, la pareja dedicó el dinero a vacaciones, juegos de azar, compras de lujo y a una caravana para Bobbit, que vivió durante un tiempo en un terreno de la familia de ella. La mayor parte de los 25.000 dólares que le dieron al hombre se la gastó en drogas.

El pasado miércoles, Bobbitt y McClure, que tiene ahora 28 años, ya se declararon culpables de delitos federales por planear, respectivamente, un blanqueo de dinero y un fraude electrónico. Él se enfrenta por ello hasta a 30 meses de prisión y ella a 33.

McClure y D’Amico, de 39 años, están imputados también a nivel estatal por urdir un robo con engaño, como Bobbitt.

Podría también gustarte...

A %d blogueros les gusta esto: