EE UU anuncia nuevas sanciones contra Maduro y el Grupo de Lima se distancia de la intervención militar

EFE / 20MINUTOS.ES

Juan Guaidó junto a Mike Pence

El Grupo de Lima alejó el fantasma de una intervención militar en Venezuela y volvió a pedir que se celebren elecciones libres y justas tras la reunión celebrada este lunes en Bogotá, a la que también acudió EE UU, y en la que Juan Guaidó recibió un respaldo unánime tras declararse hace un mes presidente interino.

Al encuentro acudieron los presidentes de Colombia, Iván Duque; Panamá, Juan Carlos Varela, y Guatemala, Jimmy Morales, además de los vicepresidentes de Estados Unidos, Mike Pence, y Brasil, Hamilton Mourao.

El vicepresidente brasileño fue el más contundente, al asegurar que para Brasil la opción militar nunca estuvo sobre la mesa en el caso de Venezuela, sino que ha abogado por “soluciones pacíficas”. Preguntado acerca de las diferentes posturas de los países que componen el Grupo de Lima, así como de EE UU, Mourao respondió con rotundidad que “nadie está apostando por una solución militar”.

Por su parte, el presidente colombiano, Iván Duque, aseguró que la situación que vive Venezuela no es un dilema entre la guerra y la paz, tal y como considera que quiere plantearlo Maduro, sino entre la continuidad de la dictadura o el retorno de la democracia. “Estamos reunidos para mostrar que hay un sentimiento grande en la región de multilateralismo cuando se trata de defender principios, ideas y valores democráticos”, especificó el mandatario colombiano.

El más ambiguo fue Pence, que mostró su confianza en que en Venezuela haya una “transición pacífica a la democracia”, pero reiteró las palabras del presidente de EE UU, Donald Trump, quien ha advertido de que “todas las opciones están encima de la mesa”. En la reunión, Pence instó a los militares venezolanos a que “tomen la bandera de la democracia” y apoyen a Guaidó.

“Para todos aquellos miembros de las Fuerzas Armadas hoy, si toman la bandera de la democracia, el presidente Guaidó y su Gobierno, así como el Gobierno de Estados Unidos, acogerán su respaldo y le darán alivio de las sanciones que han sido adoptadas”, puntualizó.

Más sanciones

En ese sentido, Pence anunció asimismo este lunes nuevas y mayores sanciones económicas y diplomáticas contra el Gobierno de Venezuela. “Ha llegado la hora y para respaldarlos [a los países del Grupo de Lima]en estos esfuerzos, por instrucciones del presidente Donald Trump, a partir de hoy Estados Unidos impondrá sanciones adicionales sobre funcionarios” de Maduro, entre ellos tres gobernadores de estados vecinos de Colombia, dijo.

Pence explicó que esos funcionarios bloquearon la entrada de la ayuda humanitaria para los miles de venezolanos necesitan de comida y medicinas, y añadió que “suprimieron manifestaciones pacíficas” mientras “el tirano bailaba en Caracas”, en alusión a Maduro.

El vicepresidente agregó que el Gobierno de Trump impondrá en breve “mayores sanciones sobre las redes financieras del régimen” y anunció que seguirán trabajando “para encontrar hasta el último dólares que han robado y trabajaremos con ustedes para devolver ese dinero al pueblo venezolano”.

Pence, que se reunió en privado con Guaidó y Duque, dijo al también jefe del Parlamento venezolano que Estados Unidos está “al 100%” con él y elogió su trabajo. También lanzó una advertencia a “todos los que amenacen” a Colombia por su “posición en la defensa de la democracia” en Venezuela. Recordó así que el país andino es el “socio más importante en la región” para EE UU, por lo que “cualquier amenaza a su soberanía y seguridad enfrentará la determinación de Estados Unidos”.

“Amenaza para la democracia”

Guaidó, en su primera reunión internacional desde que anunció que asumía la presidencia interina, el pasado 23 de enero, subrayó por su parte en su intervención ante el Grupo de Lima que “ser permisivo” con “la usurpación” que considera que Maduro hace con el poder “sería una amenaza para la democracia en toda América”.

Al igual que Duque, aseguró que en Venezuela “no hay dilema entre guerra y paz” porque es la segunda la que debe “prevalecer”.

En su declaración final, el grupo enfatizó de nuevo que la transición democrática en Venezuela tiene que ser llevada a cabo por los ciudadanos de ese país de forma pacífica y siempre bajo “el amparo de la Constitución”.

El grupo “reitera su convicción de que la transición a la democracia debe ser conducida por los propios venezolanos pacíficamente y en el marco de la Constitución y el derecho internacional, apoyada por medios políticos y diplomáticos, sin uso de la fuerza”, reza la declaración final, que fue leída por el ministro colombiano de Exteriores, Carlos Holmes Trujillo.

En esa declaración, expresaron también “el derecho de todos los venezolanos a vivir en democracia y libertad”, y reiteraron su respaldo a la celebración de elecciones libres y justas, abiertas a la participación de todas las fuerzas políticas.

El grupo, que está compuesto por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía, fue creado en la capital peruana en agosto de 2017 con el propósito de encontrar salidas a la crisis en Venezuela. En esta reunión de Bogotá no participaron representantes de México, Costa Rica, Guyana y Santa Lucía.

“Feroz campaña”

En respuesta a la reunión del Grupo de Lima y al anuncio de nuevas sanciones, el Gobierno de Venezuela acusó este lunes a EE UU  de impulsar “junto a un grupo de países subordinados” una “feroz campaña” para derrocar al mandatario Nicolás Maduro.

En el texto, en el que no se menciona directamente al Grupo de Lima, la Cancillería venezolana dijo que lo ocurrido el fin de semana tenía como “fin facilitar una intervención militar extranjera”. Esta intervención, dice Venezuela, es “parte del intento de Golpe de Estado promovido abiertamente desde el gobierno estadounidense”.

El sábado la oposición, que solicitó ayuda internacional ante la escasez de medicinas y alimentos en el país, esperaba introducir en Venezuela toneladas de ayuda humanitaria que se almacenan en países vecinos como Brasil y Colombia, pero fueron bloqueadas por el Gobierno de Maduro por creer que darían paso a una invasión.

El Gobierno venezolano celebra en ese sentido el “fracaso” de EEU. en su “empeño por activar un plan militar intervencionista, a pesar de los continuos ataques emprendidos desde territorio colombiano contra los efectivos de seguridad venezolana que custodiaban y protegían” la frontera.

Podría también gustarte...

A %d blogueros les gusta esto: