El ultraderechista Bolsonaro se compromete a gobernar sin división y a poner fin a “prácticas nefastas”

20MINUTOS.ES / AGENCIAS

Jair Bolsonaro

El ya presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, ha anunciado este martes, en el discurso que ha pronunciado en el Congreso al asumir el cargo, su compromiso de gobernar “sin discriminación o división”.

“Reafirmo el compromiso de construir una sociedad sin discriminación o división”, afirmó Bolsonaro, al tiempo que aseguró que su Gobierno pondrá fin a “prácticas nefastas” que condujeron a Brasil a la mayor crisis ética y moral de su historia.

El nuevo mandatario, polémico por sus declaraciones de corte racista, machista y homófoba, dijo que impulsará el desarrollo de “buenas escuelas” con el fin de preparar a las nuevas generaciones para “el mercado laboral, y no para la militancia política”.

Igualmente, este capitán de la reserva del Ejército que ganó las elecciones del pasado octubre con un 55 % de los votos, prometió que durante su mandato atenderá a los brasileños que “desean conquistar por mérito buenos empleos y sustentar sus familias” y que “exigen” salud, infraestructuras y  respeto de los derechos fundamentales“. “Orden y progreso (…), ninguna sociedad se desarrolla sin respetar esos preceptos”, expresó Bolsonaro en alusión al lema inscrito en la bandera de Brasil.

También afirmó que honrarán en su Gobierno a “aquellos que sacrifican sus vidas en nombre de la seguridad”, en referencia a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. “Ellos se lo merecen y deben ser respetados”, añadió. Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985), indicó además que las Fuerzas Armadas “tendrán las condiciones necesarias” y mantendrán su “capacidad” para “resguardar la soberanía nacional y las fronteras” del país.

El nuevo gobernante ha constituido para los cuatro años de su mandato un gabinete cívico-militar con cinco representantes de las Fuerzas Armadas y otro cuatro con formación castrense.

22 miembros en el nuevo gabinete

Bolsonaro se dirige ahora al vecino Palacio de Planalto, sede del Gobierno, donde recibirá la banda presidencial de manos del gobernante saliente, Michel Temer. Pronunciará entonces un segundo discurso ante las personas que se congregan frente al palacio presidencial, donde recibirá el saludo de las autoridades extranjeras y encabezará la ceremonia en la que asumirán sus cargos los 22 miembros de su gabinete.Los actos concluirán al caer la noche con una recepción de gala ofrecida en la sede de la Cancillería por el nuevo presidente, cuyo mandato concluirá el 1 de enero de 2023.

“Esa irresponsabilidad nos condujo a la mayor crisis ética, moral y política de nuestra historia”, afirmó el nuevo jefe de Estado de Brasil, que reafirmó su compromiso con el combate a la corrupción, una promesa que le ayudó a vencer las elecciones presidenciales de octubre pasado con el 55 % de los votos.

Pese a que en su discurso de toma de posesión Bolsonaro no mencionó a quién se refería cuando citó las “prácticas nefastas” durante toda la campaña fue un duro crítico del Partido de los Trabajadores (PT), la formación liderada por el encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y que gobernó Brasil por 13 años.

Lula purga desde abril pasado una condena de 12 años de prisión por corrupción que le fue impuesta en el marco del caso Lava Jato, la mayor operación de combate a la corrupción en la historia de Brasil y que destapó una gigantesca red que desviaba recursos de la petrolera estatal Petrobras.

El juez que comandó la Operación Lava Jato y que condenó a Lula, Sergio Moro, será el ministro de Justicia y Seguridad de Bolsonaro. “Hoy comenzamos un trabajo arduo para que Brasil inicie un nuevo capítulo en su historia”, aseguró al comprometerse con el combate a la corrupción en su Gobierno.

La ultraderecha, al mando de la mayor democracia de América Latina

El líder de la ultraderecha brasileña Jair Bolsonaro ha jurado este martes ante el Congreso como nuevo presidente constitucional de la República Federativa de Brasil para los próximos cuatro años.

Bolsonaro llegó a la sede del Congreso de Brasil para tomar posesión, aclamado por decenas de miles de seguidores en las calles de la capital y ovacionado por la mayoría de los parlamentarios en el hemiciclo. Su investidura coloca a la ultraderecha por primera vez al mando de la mayor democracia de América Latina desde el fin de la dictadura militar en 1985, de la que el futuro mandatario es un nostálgico.

Tras la toma de posesión, el nuevo presidente de Brasil ha pronunciado un primer discurso ante los legisladores y ofrece un segundo discurso dirigido a la nación desde el Palacio de Planalto, sede del Gobierno. Poco antes del acto de investidura, Bolsonaro ha publicado un vídeo en redes sociales a través del cual pide apoyo a los brasileños para que le ayuden a “cambiar el destino de Brasil”.

Una vez concluidos los discursos, el recién proclamado presidente designará a sus 22 ministros, cuyos nombres ha ido avanzando estas últimas semanas, y dará una recepción oficial en el Palacio de Itamaraty, sede del Ministerio de Exteriores, para los mandatarios internacionales.

Miles de personas se han congregado en los alrededores del Congreso Nacional para expresar su apoyo al nuevo presidente. Alrededor de 12.000 militares y policías han tomado las calles de Brasilia para garantizar la seguridad durante la jornada.

 Evo Morales: “Brasil y Bolivia somos socios estratégicos con un horizonte común”

El presidente de Bolivia, Evo Morales, uno de los jefes de estado que han estado presentes en la toma de posesión de Bolsonaro ha subrayado que ambos países, Bolivia y Brasil, son “socios estratégicos” que miran “el mismo horizonte de la Patria Grande”. Morales llamó al ultraderechista “hermano” y expresó en Twitter su “convicción de que las relaciones Bolivia-Brasil tienen raíces profundas de lazos de hermandad y complementariedad de nuestros pueblos”. “Somos socios estratégicos que miran el mismo horizonte de la #PatriaGrande”, resaltó Morales.

El presidente de Bolivia ha sido el único presidente del llamado eje bolivariano en asistir a la toma poder de Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejército que fue elegido el pasado octubre con el 56 % de los votos. El nuevo mandatario brasileño retiró las invitaciones a los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Cuba, Miguel Díaz-Canel, al considerar que son “regímenes que violan libertades de sus pueblos”. Para Bolsonaro, ambos países “actúan abiertamente contra el futuro Gobierno de Brasil por afinidad ideológica con el grupo derrotado en las elecciones”, en referencia al Partido de los Trabajadores (PT) del encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Podría también gustarte...

A %d blogueros les gusta esto: