Una chica se quita la vida 24 horas después de que su novio muriese atropellado

20MINUTOS

  • Jason Francis, de 29 años, fue atropellado por un repartidor de pizza el pasado sábado.

Jason Francis y Alice Robinson

Jason Francis, de 29 años, y su novia Alice Robinson fallecieron el pasado sábado con menos de 24 horas de diferencia en Perth, Australia. La pareja, de origen inglés, se había mudado a Scarborough hacía menos de un año, según informa The Mirror.

Llevaban juntos 8 años, desde que eran adolescentes, y se habían trasladado a la ciudad australiana desde Shropshire, en Inglaterra.

La tragedia comenzó cuando Jason, que había salido con unos compañeros de su equipo de rugby —Cottesloe Rugby Club—, volvía a casa. El chico llamó a Alice para informarle de que llegaría a casa en poco tiempo, aunque eso nunca llegó a suceder.

Poco después de la llamada, cerca de las 20:00 horas, el inglés fue atropellado cerca de la casa que compartía con su novia por un repartidor de pizza de 18 años. Jason fue trasladado al Hospital Royal Perth, donde falleció. El conductor afirma que chocó con algo que estaba tirado en la carretera, aunque aún no ha sido confirmado oficialmente según Perth Now.

Mientras esperaba que su pareja llegara a casa, la chica, alarmada por las sirenas de la policía y la ambulancia, bajó para ver qué ocurría acompañada de su vecina, Colette, y al conocer la noticia no pudo soportarlo. La policía le informó de que su novio estaba siendo trasladado al hospital.

Según Colette, que se trasladó al hospital para apoyar a la joven, cuando llegó al centro no pudo encontrar a Alice que fue hallada sin vida en Mount Hawthorn en lo que parece un suicidio.

“Trajeron luz a la vida de todos”

La madre de la chica escribió en sus redes sociales cómo se sentía acerca de lo ocurrido: “Estoy devastada de hacer saber a todos que mi preciosa hija estaba tan angustiada que no pudo soportar vivir sin su amado Jase y decidió quitarse la vida”. “Mi esposo y yo ahora lloramos la pérdida de estas dos personas maravillosas que trajeron luz a la vida de todos.”

La familia y amigos de ambos han recaudado aproximadamente más de 22.000 libras a través de una campaña de crowfunding para poder repatriar sus cuerpos.

El presidente del club de rugby en el que jugaba Jason, Sam Diamond, informó de que entendía las razones por las que ella había bajado a ver qué ocurría tras ver las luces desde su ventana, y que la chica había “estado desaparecida desde que informó a algunos de nuestros amigos lo que le había sucedido a Jason“.

Además, se mostró muy apenado por su pérdida ya que “eran dos de las mejores personas que uno pudiera conocer. Estaban verdaderamente integrados en nuestro club”, aseguró. También afirmó que la familia de la pareja habían mostrado su agradecimiento tanto a ellos como a la comunidad.

En Inglaterra, les rinden homenaje

Por otra parte, el Club de Rugby Bridgnorth, donde Jason jugaba, organizó este sábado por la tarde un torneo de rugby en honor a la pareja. A él han acudido cerca de 1.200 personas.

Ian George, organizador del evento, se ha mostrado muy satisfecho por la gran asistencia al evento, y ha señalado que “es el testimonio del tipo de personas que fueron Jason y Alice” y que “es muy triste que ellos no estén aquí para verlo”. Asegura también que si le hubiera ocurrido a otra persona “Jason habría sido el primero en saltar al campo a jugar”.

Podría también gustarte...

A %d blogueros les gusta esto: