Quién disparó a Pablo Escobar: las tres teorías sobre la muerte del narco 25 años después

20MINUTOS.ES

 Pablo Escobar

Este domingo se conmemora el 25 aniversario de la muerte de Pablo Emilio Escobar Gaviria

, el mayor narcoterrorista de todos los tiempos. El líder del Cártel de Medellín murió en la ciudad que le vio nacer el 2 de diciembre de 1993, a los 44 años de edad, de un disparo en la cabeza mientras huía de las autoridades y de sus enemigos.

Según relata BBC, 25 años después, su fallecimiento sigue dando que hablar ya que aún no se conoce con claridad quién disparó la bala que acabó con su vida. Existen diferentes teorías, aunque la oficial afirma que fue obra de la policía colombiana. Según esta versión, fue un agente de policía el que ejecutó al capo de la droga.

Hugo Aguilar y el Bloque de Búsqueda

La declaración que las autoridades colombianas siguen defendiendo hoy en día afirma que el verdugo del Patrón fue Hugo Aguilar, un comandante policial que tras la muerte de Escobar, hecho que marcó su carrera en las fuerzas de seguridad colombianas, se convirtió en teniente coronel, después en diputado y, por último, en gobernador del estado de Santander.

Sin embargo, la vida de Aguilar no siempre ha sido ejemplar, ya que fue condenado en 2011 por vínculos con el paramilitarismo, y en febrero de este año detenido temporalmente por presuntos enriquecimientos ilícitos.

La operación que acabó con Escobar se llevó a cabo por la policía, las fuerzas armadas y un grupo específico formado para darle caza, el Bloque de Búsqueda. Además, la DEA, Administración para el Control de Drogas de EE UU, y el FBI, ayudaron a las fuerzas colombianas a encontrar al líder del cártel.

Pablo Escobar ya había sido encarcelado años antes por el Gobierno colombiano, pero bajo sus propias condiciones. Se construyó una cárcel, La Catedral, que era prisión por fuera y mansión por dentro como se descubrió después. En ella vivía Pablo junto a sus socios y sicarios, y recibía frecuentemente las visitas de su familia. Tras esta burla de Escobar, el Gobierno no podía permitirse fracasar más y su búsqueda y captura se convirtió en la prioridad nacional.

Con la muerte y el encarcelamiento de sus sicarios y socios, las fuerzas del capo se vieron muy reducidas, lo que le obligó a esconderse. El Gobierno de Colombia aprovechó el mal momento del narcotraficante, e impidió a su familia salir del país reteniéndola en un hotel de Bogotá.

La necesidad de llevar a su familia al extranjero para protegerla hizo que El Patrón a cometiera muchos errores que hicieron que, finalmente, fuese localizado y asesinado.

Perseguidos por Pablo Escobar

El líder del Cártel de Medellín se buscó muchos enemigos, por eso no es una sorpresa que, meses antes de su muerte, se creara una alianza en su contra. Los Pepes fue una alianza entre el grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), dirigido por los hermanos Castaño, antiguos socios del capo y la cúpula del Cártel de Cali, que siempre había querido acabar con Escobar.

El asesinato de Moncada y Galeano en La Catedral, por lo que Escobar consideró una traición, firmó su sentencia. Diego Murillo, más conocido como Don Berna, se reunió con los Fidel y Carlos Castaño y con los jefes del cártel de Cali, Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela. A estos, se unieron los buscados por los sicarios de Pablo.

La necesidad de acabar con Escobar, llevó a las autoridades colombianas a mantener contacto con Los Pepes, que cometieron brutales asesinatos contra los que ayudaron al de Medellín. Tal y como afirma Don Berna en su libro Así matamos al Patrón (2014), Los Perseguidos por Pablo Escobar enviaron un mensaje: todo el que prestara su ayuda a Escobar, moriría.

En este libro también narra como fueron ellos los que encontraron y acorralaron al capo, y además, que la bala que mató a Pablo Escobar la disparó su hermano Rodolfo, alias ‘Semilla’.

Por otra parte, otros miembros del grupo contra Escobar, han afirmado en entrevistas posteriores que el autor del disparo fue Carlos Castaño, uno de los líderes de las AUC.

Escobar se suicidó

Los familiares de Pablo Escobar siempre han defendido que el narco se suicidó, entre ellos su sobrino Nicolás Escobar, que presenció la exhumación de los restos de su tío.

En el cráneo del capo se podía ver un balazo en el lado derecho de la cara, cerca del oído, que salía por la parte izquierda. El disparo se realizó a una corta distancia, lo que contrasta con la versión oficial ya que tanto Hugo Martínez, jefe del Bloque de Búsqueda, como Hugo Aguilar, niegan que se realizara un tiro a bocajarro.

Su hijo, Juan Pablo Escobar, actualmente Sebastián Marroquín, afirmó en una entrevista que su padre siempre decía que el teléfono “era sinónimo de muerte porque nos podían rastrear fácilmente”. Cuenta que el día de su muerte les llamó tantas veces que ha llegado a pensar que “él quería que la Policía llegara porque quería morir en un combate. Es una manera también de suicidarse”.

Esta teoría tiene su base en las principales consignas del Zar de la Cocaína: “Preferimos una tumba en Colombia que una cárcel en Estados Unidos”, y “a mí nunca en la gran puta vida me van a atrapar vivo” como se le ha escuchado en numerosas grabaciones del Bloque de Búsqueda.

Podría también gustarte...

A %d blogueros les gusta esto: