El turista asesinado en Sentinel narró en su diario que le intentaron matar un día antes: “Dios mío, no quiero morir”

20MINUTOS.ES

El misionero asesinado en Sentinel

John Allen Chau, de 26 años, fue asesinado por un grupo de aborígenes en la isla de Sentinel del Norte, conocida por ser un lugar ‘prohibido’ y por la hostil actitud y la poca apertura de su población. Se ha desvelado que el joven estadounidense había escrito una carta en la que narra que le intentaron asesinar antes. “Me dispararon con una flecha, directamente en mi Biblia. Padre, perdónalos si tienen éxito”, ha relatado en su diario.

John Chau es un misionero cristiano que llegó a la isla con la intención de evangelizar al “peligroso grupo de hombres” que no tiene contacto con el exterior, pero murió a flechazos. Lo último que escribió en su diario de viaje es que los miembros de la tribu que le dispararon con flechas cuando trató de darles regalos, según ha desvelado el diario Daily Mail Online.

En un momento dado, Chau dijo que estaba “a pocos centímetros” de los miembros de la tribu, a quienes describió como de “5 pies y 5 pulgadas de alto y con pasta amarilla en sus caras”, y les ofreció regalos de fútbol y pescado. “Grité: ‘Mi nombre es John, te amo y Jesús te ama'”, escribió el joven. Pero cuando reaccionaron con hostilidad, arrojó los regalos en su dirección y huyó.

“Ustedes podrían pensar que estoy loco por todo esto, pero creo que vale la pena declarar a Jesús a estas personas. Dios, no quiero morir”, narró en la última nota a su familia el 16 de noviembre, poco antes de dejar el bote de pesca para intentar conocer a los miembros de la tribu. Días después evitó por poco la muerte cuando le dispararon con sus flechas, y un “niño pequeño”, dio en la Biblia que sostenía en su pecho.

“Bueno, los centinelas me han disparado … Recibí una por un niño de unos 10 años o más, tal vez un adolescente, corto en comparación con los que parecían adultos”, escribió. “El niño pequeño me disparó con una flecha, directamente en mi Biblia que estaba sosteniendo en mi pecho”.

Esa noche, recordando su experiencia cercana a la muerte en su diario, relató: “Padre, perdónale a él ya cualquiera de las personas en esta isla que intentan matarme ... y especialmente perdóname si tienen éxito“.

Chau, que había vivido en el suroeste del estado de Washington antes de asistir a la Oral Roberts University en Tulsa, también escribió sobre su escape a la isla con gran detalle.

Podría también gustarte...

A %d blogueros les gusta esto: