Entran en vigor nuevas sanciones a Irán, “las más duras” impuestas por EE UU

RAFAEL SALIDO (EFE)

Nuevas sanciones de EE UU a Irán

Este lunes (desde la medianoche) entraron en vigor las nuevas sanciones impuestas por el Gobierno de Estados Unidos a Irán, anunciadas en mayo pasado cuando Washington abandonó el acuerdo nuclear con Teherán, unas sanciones que, no obstante, contemplan exenciones para ocho países.

“Las sanciones a Irán son muy fuertes. Son las sanciones más duras que ha impuesto jamás nuestro país”, dijo este domingo el presidente estadounidense, Donald Trump, en declaraciones a los periodistas.

Esta nueva batería de sanciones, la segunda contra Irán por parte del Ejecutivo estadounidense desde mayo, tendrá en su punto de mira los sectores energético, financiero y naval de la República Islámica, y penalizará a las empresas de todo el mundo que compren petróleo iraní.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, explicó el viernes que EE UU planea eximir de manera temporal de ese castigo a un máximo de ocho países o “jurisdicciones” territoriales, que en los últimos tiempos han trabajado para “reducir a cero” sus importaciones de petróleo del país persa.

“Hay una serie de lugares donde los países han hecho ya reducciones significativas en sus importaciones de petróleo crudo y necesitan un poco más de tiempo para llegar a cero, y vamos a darles ese tiempo”, explicó este domingo Pompeo en una entrevista con la cadena Fox News.

Pompeo no identificó a los países que se beneficiarán de la exención durante seis meses, pero se espera que entre ellos estén China, la India, Japón y Corea del Sur, según el diario The New York Times.

Ampliación de la lista negra

En la primera tanda de sanciones, que entró en vigor el 6 de agosto, se retomaron las restricciones a la compra de dólares estadounidenses por parte del Gobierno de Irán, a la adquisición de deuda iraní y al comercio de oro y otros metales preciosos, entre otros.

Con motivo de esta segunda ronda, el Departamento del Tesoro estadounidense incluirá más 300 nuevas entidades en su lista negra, aparte de otras 400 que volverán a ella tras haber salido en 2015, cuando se puso fin a las sanciones con Irán en virtud de la firma del acuerdo nuclear, conocido como Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés).

Las presuntas violaciones de ese pacto, así como la “influencia maligna” que ejerce el “régimen” iraní en Oriente Medio, han sido los principales argumentos esgrimidos por la Casa Blanca desde hace meses para justificar las sanciones, que no han contado con el respaldo de la comunidad internacional.

Por este motivo, Washington dio en mayo a Teherán seis meses, plazo que se acabó en la medianoche de este domingo, para cumplir con una docena de condiciones que le permitirían evitar ese castigo; una oferta que desde el principio cayó en saco roto.

Sin embargo, como si de una cuenta atrás se tratara, desde hace ahora doce días el Departamento de Estado ha venido publicando en su cuenta oficial de Twitter con un goteo diario de mensajes esos “doce requisitos”.

Dichas condiciones contemplan desde detallar de manera pormenorizada “las dimensiones” del programa nuclear iraní y su abandono “permanente y verificable”, hasta la liberación de cualquier ciudadano estadounidense o procedente de un país aliado, pasando por el fin del apoyo a organizaciones consideradas terroristas por EE UU.

Rechazo iraní

A pesar de esta campaña de presión, Irán, lejos de amedrentarse, puso en duda en la última semana la viabilidad de las sanciones, y su presidente, Hasan Rohaní, opinó que Washington podría estar considerando dar “marcha atrás” en su decisión.

“El nuevo plan de EE UU contra Irán definitivamente fracasará, y están retrocediendo. Primero dijeron que iban a reducir las exportaciones petroleras de Irán a cero; después que a cero no era posible en el mes de noviembre, y luego poco a poco dijeron que quieren disminuirlo”, dijo Rohaní el miércoles pasado.

Hace dos días, Pompeo recalcó que el objetivo es “privar” al Gobierno iraní de los recursos necesarios para seguir “financiando el terrorismo” en el mundo, y subrayó que el presidente de EE UU no quiere perjudicar al pueblo iraní.

Por este motivo, dijo, también estarán exentos de las sanciones algunos productos básicos para la población, como los alimentos y los medicamentos.

“Contamos con el pueblo iraní, y trabajamos para que tengan el Gobierno que quieren”, observó Pompeo.

Podría también gustarte...

A %d blogueros les gusta esto: