EE UU desplegará en su frontera más tropas de las anunciadas en respuesta a la caravana de migrantes

EFE

Caravana de migrantes centroamericanos

El Pentágono enviará tropas adicionales, aparte de los 5.239 militares que ha anunciado que mandará a la frontera sur de Estados Unidos, informó este martes el comandante del Mando Norte de las Fuerzas Armadas, general Terrence J. O’Shaughnessy. “5.239 militares es el mínimo, se enviarán más tropas”, dijo O’Shaughnessy en una rueda de prensa celebrada en la sede del Departamento de Defensa estadounidense.

El lunes, la Administración informó del despliegue 5.239 soldados en la frontera con México durante esta semana para responder a la llegada de dos caravanas de inmigrantes centroamericanos, que avanzan desde México en dirección norte.

El general no quiso entrar en cifras específicas y se limitó a rechazar que, tal y como han adelantado algunos medios de comunicación, el Pentágono esté sopesando el envío de 14.000 militares en total. “Honestamente, ni siquiera sé de dónde salió eso, ese no es un parámetro con el que estemos trabajando”, apuntó.

O’Shaughnessy tampoco dio detalles sobre los costes o la duración de la presencia de las tropas, pero aseguró que el Ejército cuenta con militares en la reserva preparados para el despliegue.

Insistió en que el objetivo de la misión es ayudar al Departamento de Justicia y a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza en tareas de vigilancia de la zona limítrofe y desveló que parte de las fuerzas desplegadas serán del Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

Sobre el número exacto de soldados desplegados ya en la frontera, O’Shaughnessy afirmó que en estos momentos hay unos mil militares en el estado de Texas. “Ese número cambia literalmente al tiempo que hablamos porque hoy mismo están yendo más tropas a Texas”, explicó.

Preguntado por las críticas que ha recibido esta medida, una decisión que llega en plena campaña para las elecciones legislativas del 6 de noviembre, O’Shaughnessy alegó que otros presidentes actuaron de igual manera en el pasado, aunque admitió que no lo hicieron durante una campaña electoral.

“Gente muy mala”

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció asimismo este martes su intención de construir “ciudades de carpas” donde detener a los miembros de la caravana migratoria y a los centroamericanos que pidan asilo mientras se resuelven sus solicitudes.

“Vamos a construir ciudades de carpas, vamos a poner carpas por todos lados, no vamos a construir estructuras —gastar cientos de millones de dólares—, vamos a tener carpas, van a ser muy bonitas, y van a esperar, y si no reciben asilo se van a ir”, dijo Trump en una entrevista en Fox News. “Cuando se den cuenta de que pasa eso, vamos a tener mucha menos gente viniendo”, añadió.

Trump recordó que la mayoría de las solicitudes de asilo de centroamericanos —cerca de un 80%— son rechazadas por su país, pero que “nadie aparece” en las audiencias que pueden celebrarse años después de su llegada al territorio estadounidense. “Si van a esperar, normalmente no reciben asilo”, dijo.

El mandatario insistió en que “muchos miembros de bandas y gente muy mala” están “mezclados” en la caravana, y advirtió de que Washington “no admitirá” a los migrantes.

No obstante, las leyes de Estados Unidos amparan a los inmigrantes que huyen de la persecución y solicitan asilo una vez que llegan a este país.

Podría también gustarte...

A %d blogueros les gusta esto: