#ElJuicioUnocero⚖: Lo bueno y no tan bueno de los refrigeradores inteligentes

En la actualidad, la tecnología ha alcanzado a todo tipo desde dispositivos hasta a los electrodomésticos, los cuales se han vuelto más listos, y un ejemplo de ellos son los refrigeradores inteligentes.

Este tipo de artefactos fueron creados para que los usuarios pudieran simplificar las tareas del hogar, dándoles un mayor control sobre los alimentos que están ahí dentro y evitar que se gaste tiempo y dinero, pero ¿realmente es necesaria este tipo de tecnología en los refrigeradores?

Uber quiere que la comida llegue volando a sus usuarios

Lo bueno de los refrigeradores inteligentes

Constante monitoreo

Una de las principales ventajas que tienen los refrigeradores inteligentes, es la manera constante en la que las personas pueden estar observando lo que pasa ahí dentro, lo cual les ayuda a saber qué alimentos necesitan comprar.

Aunque parezca una medida exagerada, es de gran apoyo para la gente que no tiene tiempo de estar revisando qué productos sirven y cuáles son los que han caducado o de saber si cerraron la puerta del refrigerador, todo desde la pantalla de sus smartphones.

Manejo de alimentos

Cuando se conoce todo lo que hay dentro, el mismo refrigerado le dirá a la familia qué tipo de recetas puede hacer para utilizar la comida, lo cual significa que se tendrá un mejor control de los alimentos y no se malgastará nada.

De igual manera, se pueden saber las ofertas que hay en las tiendas, y de esta manera agregarlas a la lista de compras sin necesidad de tener que ir a buscarlas uno mismo.

Ahorro de energía eléctrica

Este aspecto es el resultado de los dos anteriores, ya que los individuos de la casa, no tienen que estar abriendo la puerta del refrigerador cada vez que tengan hambre o antojo de algo, pues desde su pantalla digital podrán conocer qué es lo que hay dentro.

Además de que esta forma evitará que se pierda de aire frío manteniendo la temperatura adecuada, provocando que los alimentos se conserven más frescos y con mejor sabor.

Conectividad

Al tratarse de un smart device, se puede tener conectividad con diferentes objetos de la casa, por ejemplo con la televisión para emitir contenidos que les gusten a los miembros de la familia, o con el mismo teléfono, que hará que se puedan transmitir programas en la pantalla del refrigerador inteligente.

Asimismo, su pantalla digital puede conectarse con diferentes objetos que hay en la casa como el monitor del bebé para saber si está bien o con el sistema de vigilancia para saber quién se encuentra  tocando a la puerta.

Rápida comunicación

Otro de los puntos fuertes que tienen estos dispositivos, es la manera en que permite la comunicación entre los miembros del hogar, porque a través de su pantalla digital permitirá que se dejen y lean mensajes o notas que son de suma importancia y que no pueden esperar a decirse.

Lo no tan bueno de los refrigeradores inteligentes

Falta de privacidad

Los refrigeradores inteligentes son objetos que aprenden de todo lo que ven, para reconocer quien es quien y cuáles son sus necesidades, lo cual puede ayudar mucho, pero también hacer que ya no se tenga privacidad porque siempre se sabrá qué y cuándo se está haciendo alguna actividad.

Así que si en algún momento se quería comer o invitar a alguien a escondidas, el refrigerador lo sabrá todo.

Posible filtración  de información

Este punto puede ser consecuencia del anterior, ya que los objetos inteligentes, en este caso, los refrigeradores, facilitan la vida también la muestran a todos, ya que al contar con cámaras y micrófonos en él se está conectando a la red.

Esta a su vez es sumamente extensa y  fácil de acceder, por lo que la información personal puede estar en manos de cualquiera, incluso de las personas con malas intenciones.

No son adquiridos comúnmente

La situación de los refrigeradores es que, si bien son sumamente útiles en la vida de las personas y ayudan a conservar los alimentos en buen estado por mucho tiempo, no se compran de manera constante porque su promedio de vida es de 14 a 17 años.

Esto significa que los usuarios que tienen un modelo clásico, no se animarán a comprar uno inteligente, al menos no hasta que el primero deje de servir totalmente y/o muera.

Mantenimiento especial

El hecho de que sea un refrigerador inteligente y “nuevo”, hace que no se tenga mucho conocimiento sobre él, así que si en algún momento llega a fallar, no se puede contar con la ayuda de una persona que arregla electrodomésticos de manera informal, ya que se necesita de un técnico especializado que sepa de su funcionamiento y cuáles serían los elementos internos que están provocando la avería.

La entrada #ElJuicioUnocero⚖: Lo bueno y no tan bueno de los refrigeradores inteligentes se publicó primero en unocero.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: