Nice Nailantei Leng’ete: “La próxima generación acabará con la ablación”

REGINA BUITRAGO

Nice Nailantei Leng’ete

Titulada en gestión de sistemas sanitarios, Nice Nailantei Leng’ete se liberó en dos ocasiones del emuatare (ablación) convenciendo a su familia para que la dejara estudiar. Es embajadora de Amref Health África, organización contra la mutilación femenina y premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional.

¿Cómo ha recibido este galardón su comunidad de mujeres africanas?
Es un gran honor para todas las mujeres, para todos nosotros y para mí, como mujer africana que soy, representando a la comunidad masái. Y todo eso gracias a la gran labor que ha hecho Amref Health África (Global) en los últimos 62 años, cambiando la vida y las cuestiones de salud de las mujeres en África.

¿Cómo es el nivel de concienciación de la sociedad africana en el tema de la mutilación genital femenina?
Sigue siendo un problema porque sigue habiendo en varios países. En Kenia, por ejemplo, hay unas cuarenta comunidades que la siguen practicando, pero se está dando un cambio, ahora hay más personas, más líderes que abogan por la supresión, aunque no va a ser fácil. Es una práctica que existe desde hace cientos de años y no se puede eliminar en un día. Hay que tener paciencia.

¿Cuántas generaciones cree que quedan para que la ablación sea erradicada?
Se va a acabar muy pronto gracias a la educación que estamos dando. Creo que con la próxima generación. Antes, nuestros padres, abuelos, bisabuelos no recibían ningún tipo de educación en este sentido pero, hoy en día, le llega a todo el mundo, y solamente eso puede cambiar las cosas. Llevará su tiempo, pero yo confío que en 2030, como figura en los informes de Naciones Unidas, y no vamos a dejarlo hasta que no tengamos salvadas a todas las niñas. Tenemos que adaptar nuestro trabajo y extenderlo a otros países, y educar también a sus comunidades, y a sus líderes religiosos.

Está considerada como una de las 100 personas más influyentes del mundo en 2018 por la revista Time. ¿Es consciente de lo que está consiguiendo?
Sí. Estamos salvando a muchas niñas, pero queda muchísimo por hacer porque 200 millones de mujeres han sido mutiladas y otros tres millones al año están en peligro de padecer esta ablación.

¿Es solo un problema de África?
El problema de la mutilación genital femenina no es solo un problema africano, también en Europa se da por los migrantes. Acuden para dar a luz en los hospitales y hay médicos que ni siquiera saben que existe ese problema, no saben cómo hacer frente al riesgo que supone en el momento del parto y a veces les preguntan directamente a ellas: “¿Qué ha pasado aquí?”. Eso es traumático para las mujeres. Necesitan información para que sepan cómo tratarlas.

¿Cómo nos van a sorprender las mujeres de África al resto del mundo?
El cambio no es inmediato, no es de un día para otro, pero ahora ya hay mujeres en el ámbito político, que antes no las había. En las grandes empresas hay también presidentes que son mujeres. Reciben educación, así que, si nos fijamos en todo esto, yo creo que hay esperanza.

Podría también gustarte...

A %d blogueros les gusta esto: