10 Sencillos pasos que todo hombre debe seguir para convertirse en un caballero

No todo es el físico, el coche, las cervezas que te puedas beber, para que te puedas considerar un macho alfa, no; para eso hace falta algo más: que seas un auténtico caballero.

Esto no quiere decir solamente que le abras la puerta del coche a una chica o que sepas usar los cubiertos; se trata de que seas tú mismo, que sepas lo que te gusta, las cosas que quieres hacer y que seas responsable por ello. En pocas palabras, que tomes las riendas de tu vida.

Dr. Dain Heer

El Dr. Dain Heer ha propuesto 10 pasos para que te conviertas en un auténtico caballero, y claro, no hay soluciones mágicas, pero esta puede ser una buena guia para que empieces en ese camino de ser un auténtico hombre, un alfa entre la manada.

Aquí te dejamos sus opiniones, extraídas del libro El regreso del caballero:

1. Deja de actuar

Chaplin
Como hombres, tenemos esta tendencia a presentarnos al mundo como una imagen, en lugar de vivir como quienes realmente somos. Construimos esta imagen en función de las cualidades que creemos que deberíamos tener, generalmente para satisfacer las expectativas de los demás: nuestras familias, amigos, novias, compañeros de trabajo, jefes… y la lista continúa. Estamos tan ocupados tratando de complacer a todos los demás que nos perdemos en el proceso.

¿Es posible que estés interpretando un papel? ¿O dos o tres? Chico divertido en el trabajo; amigo de confianza; chico salvaje en las fiestas. La lista sigue y sigue…

Mi consejo es que seas consciente de la frecuencia con la que la palabra “debería” influye en tus decisiones. “Debo ir a este trabajo porque si no lo hago, decepcionaré al equipo”, o, “Debo quedarme hasta tarde, o los muchachos pensarán que soy aburrido”.

Cuando vives tu vida obligado por los demás, te conviertes en una versión más pálida de ti mismo y tienes que modificar constantemente tu comportamiento. En esencia, terminas aplastado en una caja que es demasiado pequeña para ti.

Deja que el “debería” sea tu bandera roja: una advertencia para cuando estés haciendo algo por obligación y no por elección. Como un caballero, siempre tienes elección.

2. Saber que la vulnerabilidad es la fuerza

Lágrima

En lugar de tratarse de una debilidad, la vulnerabilidad tiene mucho que ver con la fortaleza. ¿Por qué? Porque derribar las barreras y dejar que la gente vea tu verdadero yo, incluidos tus defectos, miedos y dudas, es algo positivo. Es evitar la vulnerabilidad, evitar ser nosotros mismos, lo que nos mantiene débiles.

Una de las opciones más poderosas que puedes hacer como hombre es quitarte la máscara y decir: “Hola mundo. Aquí estoy. Si estás conmigo, impresionante. Si no lo estás, sigue siendo increíble”. Hay algo muy intrépido y confiable en eso.

3. Detén la autocrítica

Decepcionado

Como sociedad, somos adictos al juicio. La mayoría de las veces ni siquiera somos conscientes de que lo estamos haciendo. Es como si estuviéramos programados para evaluar constantemente nuestro desempeño: cómo nos vemos, cómo sonamos, qué graciosos estamos siendo… y cuando no cumplimos con el estándar que establecemos para nosotros mismos, nos atacamos.

El juicio es una mentalidad muy destructiva y limitante. La única manera de dejar de hacerlo… ¡es dejar de hacerlo! Aquí es donde entra tu elección. La próxima vez que te mires en un espejo, observa qué pensamientos surgen, y si están en la arena del juicio, simplemente di a ti mismo: Detente. Elige un pensamiento diferente. Céntrate en algo que te guste de ti mismo o haz una cara fea, graciosa, ruge y mata el juicio con… ¡risas!

El punto es: nota con qué frecuencia te juzgas a ti mismo y has un esfuerzo consciente para reducirlo. Esta es tu puerta de entrada para gustarte: la marca registrada de un caballero.

4. Deja ir el pasado

Volver al futuro

¿Alguna vez has visto ese viejo video en tu mente? Ya sabes, el que está etiquetado como: “¡Toda decisión mala que he tomado!” (En technicolor). Podemos fijarnos en el flujo del pasado, preguntándonos por qué lo hicimos, lo usamos, lo dijimos, no lo dijimos… ¡y es muy agotador! Y no sirve para nada, excepto para que sigamos juzgándonos como hombres.

Reconoce esto: solo puedes hacer lo mejor que puedas con las herramientas que tienes en determinado momento. Realiza realmente el compromiso de dejar de juzgarte a ti mismo: pasado, presente y futuro. Ver los errores como lecciones aprendidas. Apúntalos como experiencia, agradece la conciencia que te brindó y sigue adelante.

5. No veas a otros hombres como competencia

Hombre con varias mujeres

Algunos hombres tienen una necesidad intensa de probarse el frente al otro, especialmente si hay mujeres cerca. ¿Por qué? Podrías atribuirlo a la supervivencia de los más aptos, o del modelo darwiniano en que el hombre más fuerte es el que procrea. Realmente, es porque se nos ha enseñado que una gran parte de nuestra autoestima como hombre proviene de ser visto como la parte superior de la cadena alimenticia, por así decirlo.

Como un caballero, puedes elegir no participar en eso. Puedes optar por dejar ir la rivalidad. Y si sientes que viene de otro tipo, quédate neutral. Quédate. No tienes que rebajarte a ello. No tienes nada que demostrar. Uno de los aspectos más sorprendentes de ser un caballero es que es mucho más fácil tener amistades relajadas y de apoyo con otros hombres, libres de conflictos. Cuando ya no se ven como una amenaza, pueden cuidar las espaldas de los demás, apreciarse mutuamente y disfrutar de pasar el rato juntos, sin tensión.

6. Deja de comparar el ir a la cama con muchas, con ser un hombre de verdad

Naranja Mecánica

De todos los estereotipos que compramos sobre la masculinidad, es el que vincula nuestra destreza sexual con lo hombres que somos, el que puede ser el más difícil de eliminar. No es nuestra culpa, nos han alimentado estas cosas durante décadas. Todo se reduce a esto: no necesitas una validación externa para demostrar qué hombre eres. La cantidad de personas con las que te has acostado no es un indicativo de lo valioso que eres.

Valórate primero y los demás te seguirán. Y si no lo hacen, ¿importa? Y si lo haces, dejarás de tener la necesidad constante de encontrar a una mujer para tener relaciones sexuales como si eso fuera una marca de tu virilidad.

7. Acepta que no le agradas a todos

Desagrado

¿Esa idea te llena de horror? La necesidad de ser apreciado por todos significa que, probablemente a diario, estarás fuera de forma para complacer a los demás, e inevitablemente esto significa que serás menos de lo que realmente eres.

Piénselo de esta manera: ¿qué tiene que ver contigo la opinión o el juicio de otra persona? Si alguien piensa que eres un idiota, ¿cuánto tiempo, esfuerzo y energía realmente quieres darles para convencerlos de lo contrario? Además, pregúntate: “¿Ha funcionado alguna vez?” Darte permiso para no gustarte puede ser un gran alivio.

Lo irónico es que un caballero tiene poca preocupación por saber si a alguien le gusta o no, y sin embargo, a menudo es la persona más simpática y atractiva de la sala. No porque sea el más ruidoso, o el más intimidante. Porque está siendo él mismo.

Cuando estás libre de juicios, te sientes más relajado para acercarte. Cuando eres seguro y abierto, irradias una cualidad que atrae a la gente. Cuando intentas demostrar que tienes valor, en lugar de saber que tienes valor, las personas tienden a alejarse.

8. Disfruta cuando te equivoques

Caer

A menudo les pregunto a los hombres: “¿Qué pasaría si no tuvieras que ser tan malditamente perfecto todo el tiempo?”. Le hice esa pregunta a cientos de hombres, y he visto cómo todo su rostro se aligeraba delante de mí. Casi siempre.

Entonces, ahora te pregunto: “¿Qué pasaría si tú no tuvieras que ser tan malditamente perfecto todo el tiempo?”. Como hombres somos vistos como proveedores, responsables, lógicos. Eso hace que sea muy difícil para nosotros aceptar el cometer errores, pero aceptarlos es donde reside la libertad.

¿Qué pasa si lo arruinas? Levanta las manos y di: “Está bien, eso no salió tan bien como esperaba. Tal vez lo haga de manera diferente la próxima vez”. Y eso es todo… no te castigues, no te flageles, no te arrepientas de nada, no lo agregues a la cinta de video: “Cada mala decisión que he tomado”.

Si molestas a alguien, sigue adelante y pide disculpas, simplemente no cargues con eso los próximos 100 años. No te hace menos hombre cuando te disculpas. De hecho, desde mi punto de vista, te hace más caballero. No necesitas ser perfecto. Solo necesitas disfrutar de tus elecciones. Y reconocemos que todos nos equivocamos a veces. Y está bien.

Si deseas reparar una relación que está fuera por algo que hiciste, podrías decir algo como: “Lo siento, me equivoqué. ¿Qué puedo hacer para compensar el daño causado?” Cuando se dice con sinceridad, esta oración tiene la capacidad de reparar todo tipo de relaciones y amistades y liberarte de la carga de tus errores anteriores.

9. Date cuenta de que te estás convirtiendo en un caballero

Caballero

Tómate un momento para pensar qué significa para ti ser un caballero. ¿Se trata de ser amable? ¿Sostenerte por ti mismo? ¿Probar nuevas experiencias? Podría no ser ninguna de esas cosas, o todas estas cosas y cien más; es diferente para cada hombre. Para mí, es que me guste el hombre que me mira en el espejo.

Solo elige una cosa que te gustaría ser, para ti y para nadie más, y revisa tu pasado, en el momento en el que eras eso y date un poco de crédito. Reconoce que ya has aparecido como un caballero en el mundo y que puedes desbloquear más, si lo deseas.

10. Traza tu propio camino

John Travolta

Cuando aceptas esta nueva forma de enmarcar la masculinidad, dejas de lado las definiciones que te han mantenido limitado. Tienes la oportunidad de forjar tu propio camino en la vida, y ese es uno de los aspectos más notables de ser un caballero. Reconoce que la vida no es algo que te sucede; más bien, es algo que creas y te forjas. Esa es tu potencia.

Sabes que puedes estar al mando de tu nave, mientras te mantienes abierto a la sorpresa. Como un caballero, no necesitas todas las respuestas. Hacer preguntas. Ser curioso. Monta las olas. Y, sobre todo, disfruta del viaje: no tienes nada que perder más que tus limitaciones.

 

 

 

 

Podría también gustarte...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: