Mujer “restaura” esculturas de madera del siglo XV porque “eran aburridas”; así las dejó

Seguro recuerdas la famosa “restauración” de la pintura del Ecce Homo:

Ecce Homo

Pues alguien ha hecho algo similar, pero ahora con tres esculturas de madera de los siglos XV y XVI, ubicadas en la ermita de El Rañadoiro, Asturias, en España, donde una vecina de la localidad se ofreció a trabajar en estas esculturas, pero el resultado no fue exactamente lo que se esperaba…

Se trata de las figuras de la Virgen María con Santa Ana y el niño Jesús; otra de San Pedro; otra de la Virgen María con el niño Jesús, solo que esta mujer creyó que era momento de darles más color, hacerlas más modernas y vivarachas…

Escultura de madera

No sabemos por qué, pero el párroco del lugar, Arturo García, aceptó que esta mujer, quien no tiene estudios ni experiencia en restauración de arte, se llevara las piezas a su casa para “arreglarlas”.

La “restauradora” manifestó:

Yo no soy profesional; simplemente las figuras estaban horrorosas y las quise pintar para ponerlas mejor.

Lamentablemente en estos casos no basta con buenas intenciones…

Imágenes restauradas

Pues sí lucen diferentes…

Hace 15 años, Luis Suárez Saro había hecho una restauración de las piezas (él sí es profesional), y al ver lo que ha ocurrido, manifestó que se trata de una aberración. Y desde esa restauración encontró una capa de pintura que alguien más había colocado, así que parece que los “espontáneos” para intervenir estas piezas, son cosa común.

Mala restauración

En ese tiempo, se pudo hacer un verdadero trabajo de restauración, pero en esta ocasión todavía no se sabe si se podrán salvar estas piezas, lo que sería una verdadera lástima, pues son piezas de un alto valor histórico.

Mala restauración

Parece que en España les gusta esto de “restaurar”, ya que no es el primer caso; como ya dijimos, estuvo el Ecce Homo en Zaragoza; una imagen del altar mayor de San Sebastián de Reinosa, en Cantabria y una talla de San Jorge, del siglo XVI en la iglesia de San Miguel de Estalla, en Navarra.

Esperemos que aguanten su ímpetu y dejen este trabajo para verdaderos profesionales… Y como era de esperarse, las redes sociales respondieron:

Podría también gustarte...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: