No te sientes tanto

Camina por el pasillo, ve por las escaleras al baño un piso arriba o debajo del tuyo, o da algunas vueltas alrededor de tu oficina. Tu cerebro podría agradecértelo en unos cuantos años, cuando ya no estés atado a una silla de oficina.Estar sentado durante horas sin moverte puede volver lento el flujo de sangre hacia el cerebro, de acuerdo con un nuevo estudio preventivo de oficinistas, un hallazgo que podría tener implicaciones para la salud mental a largo plazo.

Podría también gustarte...

A %d blogueros les gusta esto: